Até a próxima Brasil!! 4


El Domingo por la mañana, después de desayunar, nos fuimos a ver al Cristo. Llegamos compramos la entrada y nos fuimos a comer para hacer tiempo hasta que llegara nuestro fonicular.

Comimos comida al peso (que en Río no es tan barata…) y subimos en el fonicular hasta la parte más alta de Río de Janeiro. Aquello es “gringolandia” jeje, pero merece la pena. Las vistas son espectaculares, y la escultura de Cristo es grandísima. Nos hizo un tiempo buenísimo, ni una nube y no demasiado calor. Disfrutamos un rato de las vistas e hicimos fotos, y cuando ya estábamos agobiados con tanta gente, bajamos.

De ahí cogimos un bus hasta Lapa, porque todavía no habíamos visitado el barrio de Santa Teresa, y queríamos ver las escaleras de Selarón, un artista chileno que murió asesinado en esas mismas escaleras. Selarón vivía en una casa de esa misma calle, y él mismo decoró la escalera con distintos azulejos de todo el mundo. Subimos los 215 peldaños, los bajamos, nos tomamos una cerveza en un bar que hay en frente y nos fuimos a casa para cenar, porque habíamos quedado esa noche con Sueli para ir al mercado de San Cristobal, que es un mercado de Nordeste.

Cenamos y nos invitó Sueli a un vinito tinto típico de Brasil que es dulce, pero no como el de Málaga, es un dulce afrutado muy rico 🙂

Después del vino nos fuimos al mercado y estuvimos viendo música en directo, forró y repentismo brasileño. Nos encantó como se baila el forró y la cerveza está muy barata en este mercado.

Al día siguiente, nos despedimos de Sueli que se ha portado superbien con nosotros y nos fuimos para la estación camino de São Paulo, donde nos esperaban mi primo José Luis y Rocío, su mujer. Viven en un Condominio muy chulo cerca de la parada de metro “Paraíso”.

Rocío nos estaba esperando en la casa con un zumo bien fresquito de mango y después de una ducha nos llevaron a dar un paseo por el Parque Ibirapuera, que es muy concurrido en São Paulo, y siendo Domingo imaginaros, estaba lleno! además había un concierto de un grupo hip-hop. Vimos el Obelisco do Ibirapuera, el Monumento às Bandeiras y el árbol de Navidad.

Nos fuimos los cuatro (bueno, casi cinco jeje, Laurita también venía) a la Rua Oscar Freire (una de las 8 calles más lujosas del mundo) y nos tomamos un helado riquíiiiisimo (yo de maracujá con algo que no sabía bien que era y Chema de dos sabores que no sabía tampoco que eran jeje). De ahí nos llevaron a el barrio de Higienopolis , a Plaza de Vila Boim a un rodizio de sushi, ¡¡¡¡nuestro sueñooooo!!!! con lo que nos gusta el sushi y puedes comer hasta reventar 🙂

Al día siguiente nos fuimos a ver la ciudad Chema y yo solos porque Rocío y José Luis trabajaban. Paseamos por el barrio japonés en Liberdade (La mayor comunidad japonesa fuera de Japón está en Brasil), visitamos la Catedral da Sé, vimos el Teatro Municipal, subimos a la planta más alta del edificio Italia para ver una panorámica de la ciudad (es el edificio más alto y no pudimos subir a la terraza porque tiene horario de 15:00 a 16:00), nos acercamos al Patio do Colegio (primera construcción levantada en la ciudad), fuimos al Mercado Municipal y comimos allí empanadas de bacalao y mortadela (lo más típico) con una cerveza y continuamos nuestro ruta hacia la Estaçao da Luz, Parque da Luz y Pinacoteca do Estado (era Lunes y no pudimos entrar, pero nos dimos un paseo bueno). Nos tomamos un cafecinho, paseo por Rua Paulista, Maps (por fuera porque era lunes y los museos cierran los lunes) y para casa.

Esa noche cenamos con José Luis en el piso, tranquilitos después del tute que nos dimos por el día, Rocío tenía cena de empresa. Nos despedimos de ellos porque al día siguiente trabajaban y nosotros íbamos a Foz do Iguazú.

Nos dejaron un super desayuno buenísimo y nos fuimos a la estación. Esta vez íbamos con una compañía diferente (Kaiowa) que además de cobrarnos dos veces los billetes (todavía estamos reclamando…) estaba lleno de cucarachas el autobús!!!! el viaje era largo, de unas 16 horas, así que imaginaros la paranoia con la que llegamos a Foz, locos por ducharnos!! lo que no te mata desde luego que te hace más fuerte… voy a superar todos mis miedos y ascos en este viaje jeje.

Allí en Foz nos recogió Elizabete, nos dejó en la casa y se fue a trabajar (es directora de un instituto). Aquí teníamos una habitación con baño independiente para nosotros, así que genial. Ducha y nos fuimos a ver el parque de las Cataratas do Iguaçú.

Ese día, en la parte brasileña de las cataratas conocimos a una pareja de Costa Rica muy simpática, Lorna y Roni, e hicimos el recorrido con ellos.

Mi recomendación después de haber visto las dos partes de las cataratas, es que primero se vaya tempranito al lado brasileño, para tener una panorámica de lo que son las cataratas y así poder verlo todo (a nosotros no nos dio tiempo de ver la Trilha do Poço Preto que dura unas 3 horas porque llegamos a eso de la 13:00), y después a la parte argentina, que es mucho más impresionante.

Así que primero lo suyo es dar un paseo y hacer las actividades gratuitas en la parte brasileña, porque el paseo en barca es mejor hacerlo desde el lado argentino, es un poco más largo y más barato. La comida y bebida es más barata también en el lado argentino.

Una vez vistas las cataratas, si os apetece y os da tiempo, podéis ver el Parque das Aves que está al lado de la entrada de las cataratas de Brasil. Nosotros no fuimos porque no nos dio tiempo, pero nos lo han recomendado varias personas.

Llevaos agua, crema solar y antimosquitos, e id preparados para mojaros (chanclas, ropa que no te importe mojar y una bolsa hermética para cámara de fotos, móvil y demás).

Al día siguiente, en la parte argentina, conocimos en el tren a una pareja valenciana, Pepe y Loli, muy divertidos 🙂 y también hicimos el recorrido con ellos, y a la vuelta al pueblo nos invitaron a un helado argentino muy rico.

Este día fue muuuuy feliz para mi, porque nació David, mi primer sobrino 🙂 y tanto él como mi hermana están muy bien. Es guapísimo! Me encantaría achucharlos a los dos, pero hasta que volvamos me voy a tener que conformar con fotos y vídeos…

Una vez más, armamos las mochilas, nos despedimos de Elizabete y Walter y nos fuimos a la estación de autobuses. Por fin encontramos allí un buzón!! que pesadilla el dichoso buzón…ya nos veíamos con las cartas en Argentina…

En la estación nos encontramos con Roni y Lorna, qué casualidad! Ellos iban a São Paulo.

Esta vez fuimos con Pluma, un poco más caro, pero no te cobran dos veces ni tienen cucarachas 😉 Se suponía que el viaje duraba unas 20 horas, pero duró unas 26… Salimos tarde, en la frontera nos tuvieron más de 2 horas, al llegar a Argentina habían cortado una carretera por la que pasábamos porque están de manifestaciones y luego se perdieron un ratito los conductores.

Al fin llegamos y cogimos un tren en dirección a Villa de Mayo en Buenos Aires, donde nos esperaban Graciela y Gabriel. Ahora son nuestros nuevos host y amigos. 

Ese día descansamos y ayer nos levantamos temprano y fuimos a Tigre, paseo, zumo natural multifrutas y hemos comido en un buffet libre muy bueno. Es una ciudad muy agradable para pasar el Domingo 🙂

Ahora estamos en casita, pasando muuuucho calor, pero felices como perdices 🙂

Un besazo y Feliz Navidad!!!

PD: No pega que sea Navidad en verano O_O

 

 


Deja un comentario

4 ideas sobre “Até a próxima Brasil!!