Papaya “ponida”, papaya partida 2


El mayor peligro de Colombia es no querer salir de ella, porque en el tiempo que llevamos aquí hemos disfrutado de este país de lo lindo, sin preocupaciones ni miedos, así que por nuestra parte y según nuestra experiencia, podemos asegurar que Colombia es un país seguro, sano y muuuuy divertido.

Todo lo que se cuenta fuera de Colombia, acerca de los paramilitares, guerrilla, traficantes de drogas, etc., no digo que no exista, pero no afecta al viajero. Hay que tener cuidado, pero como en todas partes. En todos los países hay barrios o ciudades complicadas, pero si se anda con ojo y no se “da papaya” (expresión que usan en Colombia para decir “poner a huevo que te roben” más o menos), se puede disfrutar sin ninguna complicación, y aquí hay muchas cosas que hacer, ver, comer, sentir… es un país increíble 🙂

En Medellín, junto con Mauri (nuestro couch y ahora gran amigo), paseamos por la ciudad, visitamos todos sus barrios más lindo y famosos, la plaza de Botero, alumbrado de Navidad, usamos el metro y teleférico para recorrer la ciudad de punta a punta, comimos bandeja paisa y salpicón de fruta con helado y queso (que nos invitó Mauri) , y tuvimos una reunión en su casa con sus amigos, Mauricio (ecuatoriano y viajero también), Alejo, Yormaira, Adriana y Gloria. Esa noche aprendimos mucho sobre la política, cultura y tradiciones de este país.

Mauri nos invitó a su casa del campo, en Marinilla, y fuimos con su mamá, Blanca. Allí descansamos, nos relajamos y nos sentimos como en el paraíso, en medio de la naturaleza, rodeados de árboles frutales que nunca habíamos probado (feijoa, uchuva, guayaba…) y el pueblo estaba de fiesta. Allí hemos comido el mejor tamal de toda Sudamérica, estábamos totalmente enganchados.

Tienen tres perros (Phelix, Toki y Laika) y un gatito (Solín). Toki es deficiente, porque tuvo el moquillo de cachorro, y es el perro más maravilloso del mundo, mirad su foto con su súper lengua ¡que le media 3 metros de largo! la iba arrastrando cuando caminaba, y cuando corría parecía su bufanda.

Fuimos a visitar el Peñón de Guatapé, que están cerca de Medellín, allí comimos, paseamos y después de hacer mil fotos volvimos.

Echamos el último día tranquilos en Medellín y a la mañana siguiente cogimos el bus a Bogotá. El paisaje del camino es hermoso, y después de 12 horas llegamos a la terminal, donde nos esperaba nuestra amiga Kata (que conocimos en Valpo, era voluntaria en el hostel como nosotros), nos acompañó a la casa de nuestro nuevo couch, Gabriel, y allí nos tomamos unas polas (así se le llaman a las cervezas en Colombia) con los otros 4 couch que estaba alojando Gabriel, que es muy bacano.

Los otros couch eran dos parejas, una francesa (Lidia y Jan) y otra polaca (Kasia y Martín). Los franceses se están recorriendo Colombia en bicicleta (o cicla como dirían aquí), y los polacos llevan dos años y medio viajando por el mundo. Se están pegando un viaje buenísimo. Ellos empezaron por Asia y en Australia se compraron una combi que vendieron antes de salir del país, y en EEUU se compraron una moto con la que se están recorriendo todo el continente, y van a vender probablemente en Chile. Si queréis ver su blog de viaje es éste (no creo que entendáis nada porque está en polaco, pero las imágenes son preciosas y el traductor de google hace lo que puede).

Al día siguiente llegó una couch nueva, Aigerim, de EEUU, pero de origen kazajo (de Kazajistán). Jugamos a risk y estuvimos hasta la madrugada conquistando países en distintos idiomas, pero al final todos gritábamos lo mismo: ¡carambas!.

En Bogotá Kata nos ha hecho de guía turística. Visitamos el Museo de Botero, el barrio de La Candelaria, Parque del Chicó, Parque Simón Bolivar, la Biblioteca Virgilio Barco, Parque de Lourdes, el Museo del Oro (que los domingos es gratis)…

Dejamos las mochilas grandes en casa de Kata y nos fuimos a Los Llanos, porque nos lo habían recomendado desde que entramos a Colombia. No es un lugar que aparezca en las guías de viaje, pero si es un sitio muy visitado por los colombianos, así que decidimos que estábamos muy cerca y queríamos conocerlo.

Nos plantamos en Villavicencio, conocida como “la puerta a los Llanos“, donde nos había invitado Christian, un bogotano que trabaja y vive allí con su novia Tatiana, Mario (un chico velezolano) y Karen. Íbamos un para un par de días, y nos hemos quedado una semana, porque se estaba muy agusto, y la verdad que hay mucho por conocer. Nos habría gustado visitar Caño Cristales, pero es complicado viajar por aquella zona, porque no está muy bien comunicado, los vuelos son desde Bogotá y son caros, y hay mucha guerrilla por aquella zona. No es que sea peligroso, pero los couch a los que preguntábamos nos aconsejaron que no viajáramos en bus por allí, y como no queremos “dar papaya”, pues lo dejaremos para el próximo viaje.

Los Llanos, como su nombre indica, está totalmente llano, es como un mar verde que se pierde en el horizonte, lleno de folclore, calorcito y frutas deliciosas (allí comimos la mejor piña que jamás hemos probado). Visitamos Puerto López para ver el ombligo de Colombia, Restrepo y Cumaral, comimos mamona chigüiro, nos bañamos en el río, vimos tucanes, etc…

Todas las noches nos reuníamos con los amigos y compañeros de trabajo de Christian y Tatiana, y conocimos a David, un bogotano compañero de trabajo de Christian re buena onda, que nos dejó su auto para ir al río el domingo 🙂

Volvimos a Bogotá, a casa de Kata, y aquí estamos con ella y Lilian, su madre, que es re linda e inteligente.

Hoy es nuestra última noche aquí, y estamos tomando polas con Kata y Andrés, mientras escuchamos la música que Chema ama 🙂

Mañana vamos a Villa de Leiva y seguiremos camino al Caribe, a disfrutar de sus playas y clima. ¡¡Un abrazo y nos vemos por el mundo!!

 


Deja un comentario

2 ideas sobre “Papaya “ponida”, papaya partida

  • Lala!

    Lau y Chema, me alegra mucho saber que les fue tan bien en la Llanos, espero que se encuentren muy bien y a gusto donde quieran que estén, siempre los recordamos con mucho cariño y gritamos PITICLIIIII… cuídense mucho y espero nos veamos pronto!