Pipí cucú!!


Y nos pilló el frío… pero es lo que tiene viajar despacio para disfrutar de cada sitio y persona 🙂

Aquí estamos, frente a la chimenea viendo como llueve en Cerro Catedral (Bariloche) y me he dicho que ya no tenía escusas para no escribir una nueva entrada en el diario de la web.
Desde la última vez que escribí, hemos visitado y estado en Piedra Parada, El Bolsón, Villa La Angostura y Bariloche.

El penúltimo día en Esquel, hicimos una excursión con Analia a “La Piedra Parada”, preparamos el picnic, el mate y nos fuimos los tres a visitar el río Chubut, la Piedra Parada y la Buitrera o Gran Cañadón.

El área natural protegida de Piedra Parada, que se eleva unos 200 m sobre suelo llano, se encuentra muy cerca de la ciudad de Esquel. Es un lugar mágico al que se llega para contemplar esa rareza y también para realizar escalada y senderismo. Hay aproximadamente 50 vías repartidas en 10 pequeños sectores, un sueño para el escalador. Petzl hizo en el 2012 el encuentro internacional de escalada. Os dejo el vídeo para que flipéis como nosotros.

Esta piedra fue el centro de la caldera de un volcán, extinguido hace miles de años, y fue el causante de este paisaje compuesto por cavernas, cañadones, y de una policromía alucinante, rocas rosas, moradas, azules, rojas, naranjas…
Nos despedirnos de Analia que nos costó mucho trabajo, puesto que con ella hemos estado como en casa, suuuuper agusto 🙂 Como dirían aquí: “Analia es recopada, ¡qué aparato!”.

Agarramos el bus a El Bolsón, y por el camino nos enteramos que nos quedábamos sin couch, pero no pasa nada, todo bajo control jeje, como siempre, llegamos a la ciudad, fuimos al punto de información turístico, pedimos mapas e información turística (qué visitar y listado de hostales y albergues de la ciudad) y nos fuimos a buscar una cafetería con wifi para poder tomar algo fresquito (porque en el Bolsón nos ha hecho un tiempo estupendo) y organizarnos antes de ir al hostel.

Nos estuvimos peleando con los prefijos en argentina, porque es un lío increíble! nos dan un teléfono, por ejemplo el 294803179, y si marcas te dice la operadora que faltan los prefijos, y ahora depende desde dónde estés llamando, de dónde sea tu número y de que operadora uses O_o tienes que marcar un prefijo u otro, y no es solo delante del número que te den, también tienes que poner un “154” entre el 4 y el 8 y poner un 0 delante del 2. Un lío vaya, todavía no tenemos muy claro como es, pero bueno, probando probando conseguimos llamar.

Decidimos ir al hostel más económico que vimos en el listado y nos pareció que no estaba mal, cerca del centro, limpio y lo lleva un matrimonio encantador: “Hospedaje Edelweiss” (170 pesos por noche la habitación doble con baño, muy barato, unos 17 €).

El Bolsón no nos pareció tan lindo como nos lo habían pintado, y como además no teníamos Cs, decidimos pasar un par de noches e irnos a Bariloche, donde nos estaban esperando. Paseamos por el pueblo, hicimos la ruta de trekking hacia el Cerro Amigo, tomamos café en una cafetería lindísima: Paseo de las Flores y comimos en el restaurante “la Gorda”, que fue lo mejor del Bolsón, precio económico y porciones gigantes, casi no pudimos terminar con nuestros platos: Bife relleno de jamón de ciervo y queso y Vacío al horno de piedra.

Agarramos el bus y nos fuimos a Bariloche, dónde al llegar nos quedamos sin couch otra vez, así que la primera noche la pasamos en un hotel, pero hablamos con Marcelo (otro Cs) y nos dijo que podíamos ir a su casa de Cerro Catedral al día siguiente 🙂

Comimos trucha (deliciosa!) y cenamos empanadas, todo muy típico jeje, paseamos por el centro de Bariloche que es precioso, por la feria de artesanos y al día siguiente quedamos con Marcelo (Chelo) que es un grande!. Subimos a Cerro Catedral que es un lugar increíble, rodeado de montañas y pistas de esquí, con casitas de madera, refugios, todo verde, lleno de Lengas, que son unos árboles que en otoño se ponen rojos, naranjas y amarillos.

Chelo vive en una casa enorme, así que imaginaros lo bien que estamos aquí, salón con chimenea grande, cocina gigante, 4 baños y una habitación para nosotros solos.

Cuando llegamos estaban aquí también de vacaciones unos amigos suyos: Axel, Joao, Pétala, Aira y El Negro. Cuando se fueron ellos llegó otra Cs, francesa, Carol, que es “re buena onda”, siempre está sonriendo y habla muy bien español aunque se inventa unas palabras estupendas.

Estamos enamorados de Bariloche, de sus lagos, de su gente, de su paisaje, atardeceres, de sus nevadas, de sus días soleados… Es precioso esto, se que soy muy pesada, pero la Patagonia tiene algo… El que haya estado aquí lo sabrá 🙂

Alquilamos un auto un día, super barato en comparación con el que alquilamos en Puerto Madryn, nos costó menos de la mitad, así que lo alquilamos por dos días para aprovechar y ver lo máximo posible. Hemos visitado: Llao Llao, Circuito Chico, Colonia Suiza, Villa La Angostura, Lago Gutierrez, Parque Nacional el Tronador, Lago Mascardi y Cerro Otto, donde vimos la  Stupa de la Iluminación, que es un Buda en la ladera del cerro frente al Lago Nahuel Huapi.

Uno de los días nos invitó Sebas, amigo de Chelo, a su casa para comer allí y después subir al “Buda” del Cerro Otto. Compramos para hacer risotto con pera y gorgonzola en casa de Sebas y echamos allí la tarde hasta que subimos al Cerro.

Al día siguiente, queríamos ir a comprar al supermercado y como el bus tarda mucho, lo que se hace en Bariloche es ir en coche o a dedo, y así conocimos a Alejandrina y Francisco, madre e hijo, con los que estuvimos hablando todo el camino de viajes y cuando llegamos nos invitaron a un riquísimo helado en Jauja, una heladería muy conocida en el Bolsón y Bariloche. Esta familia es genial, son muy simpáticos y tienen cabañas de alquiler en el Cerro Catedral.

El día que fuimos al Parque Nacional Tronador Chelo, Carol, Chema y yo, fuimos hasta la casa de Gloria y Matías, dos amigos de Chelo que viven en el Parque, frente al lago, como guardaparques. Les han contratado para que vivan ahí y cuiden de aquello. El sitio es magnífico, las cabañas son lindas, tienen gallinas, invernadero, árboles frutales, kayak y un lago en frente lleeeeeno de truchas 🙂 Estuve pensando todo el día que Carlos y Vito deberían vivir así, pero la verdad es que yo también querría vivir así, qué paz!

Estaban ese día allí también Jorge (Coco), el hermano mellizo de Gloria, y Facu, el hermano de Matías. Nos invitaron a tortas fritas rellenas de queso y orégano, comimos asado con ellos y después paseamos en el kayak por el lago hasta un punto donde se ve el Tronador (un glaciar) y allí tomamos mate hasta que se escondió el sol detrás de las montañas y decidimos partir para el Cerro Catedral de nuevo.

A la vuelta recogimos a Aielen, la novia de Chelo, que es una chica con una risa contagiosa. Es super alegre y le dan unos ataques de risa buenísimos.

Fuimos los cinco a la mañana siguiente a hacer senderismo hasta “la cueva“, un sitio genial que hay en Cerro Catedral, es un refugio construido debajo de una piedra gigantesca y junto a un río. El sitio es precioso, y ahora que es temporada baja lo dejan abierto y sin uso, pero en temporada alta te cobran por una actividad que dura unas 3 horas y finaliza con una cena en la Cueva por unos 250 € por persona. Encendimos la chimenea y nos tomamos unos mates antes de volver a la casa 🙂

Hablando con Chelo, se nos ocurrió hacer un evento Cs, porque aquí en Bariloche no hay, y son muy útiles, así que a Chelo dijo de hacer un asado a la canasta (cada uno que venga se trae algo para hacer en la parrilla) y lo publicamos en Cs. La gente respondía que venía y tal, pero nada, no aparecía nadie, así que al tercer intento, el sábado por la noche, conseguimos que viniera un Cs!! yuuuujuuu!! Alex (que también es muy simpático y aventurero), de aquí de Bariloche, y además invitamos a amigos de Chelo: Euge, Natural, El Mono, Lorena y Sebas. Estuvimos hasta las 3 de la madrugada más o menos. Esa noche lo pasamos bien.

Ayer llovió todo el día, y lo único que hicimos fue cocinar, hicimos mermelada de rosa de mosqueta (buenísima) y paella 🙂

Hoy ha sido más de lo mismo, lluvia y más lluvia, así que solo hemos salido para comprar y coger leña, y ahora nos estamos poniendo al día con todo lo que dejamos para mañana. Ya hemos comprado el billete de bus para mañana para Osorno (Chile). Allí nos espera Mónica de Cs y después iremos a Puerto Varas con Michael. De todas formas, esto no es una despedida de Argentina, es un hasta luego, porque cuando lleguemos a Santiago vamos a cruzar a Mendoza y de ahí iremos a Jujuy y Salta.

Antes de despedirme os voy a contar e significado de Pipí Cucú y de dónde viene esta frase, porque es muy gracioso y yo me acabo de enterar:

Carlitos Monzón tenía que dar un discurso en Francia en la época de su apogeo como boxeador y solo tenia que decir: “merci beaucoup” y resulta que Carlitos se paró frente a la gente (francesa) y como no le salía dijo: “Pipí Cucú, Pipí Cucú para todos!”. Entonces un grande del humor argentino “Olmedo” lo tomó e hizo famosa la frase “Pipí Cucú”, y le dio el significado de “exquisito, perfecto, lo mejor”. 

Ya sabéis algo nuevo 😉

Un besoteeee!!!!