¡¡Sapo Pirobo!! 2


Esta frase es muy colombiana, y ¡¡nos encanta!!. Nos gustaba incluso cuando no sabíamos su significado. Si queréis saber que significa, preguntad.

Ya estamos en Colombia como podéis intuir, y la despedida de Ecuador fue dura, porque es un país maravilloso, con una gente fantástica, que nos ha cuidado y recibido como si fuéramos su familia. Los últimos días con Pedro y Edgar fueron increíbles, no vamos a olvidarnos nunca de ellos y no nos entristece demasiado la despedida porque sabemos que los vamos a volver a ver, o en Quito o en cualquier parte del mundo.

15815810369_d4a43f0cd7_zFuimos a Ibarra, donde agarramos otro bus al Valle de Chota, donde teníamos un couch, en Ambuqui. René fue nuestro anfitrión allí, en una hostería, Sol Hotel, un lugar muy lindo, rodeado de naturaleza y montañas. En esos días fuimos al río, hicimos trekking, paseamos por la ciudad de Ibarra, visitamos Ambuqui para probar el helado de ovo, fuimos a Yachay (la ciudad del conocimiento) y comimos tilapia en la laguna de Yahuarcocha. Todo esto en compañía de René y Arwel, un chico galés muy simpático que coincidió en el couch con nosotros.

Después de unos días muy campestres, nos dirigimos a Tulcán, para cruzar a Colombia, a Ipiales, donde nos esperaban nuestros nuevos anfitriones, Vicente y Alejandra, que viven con sus dos cariñosos perros: Tony y Petunia.

Desde Tulcán cogimos una buseta a la frontera, donde hicimos las gestiones que siempre hacemos para cambiar de país (ventanilla, sonríe, sello, ventanilla, sonríe, sello y andando) y cogimos otra buseta que nos llevaba a Ipiales.

Paseamos por la ciudad haciendo tiempo hasta que Vicente y Alejandra salieron del trabajo y nos llevaron a su hogar, donde nos invitaron a un tinto (así se le llama al café en Colombia) y nos estuvieron poniendo al día con la situación de su país: política, historia, guerrilla, paramilitares, folclore y demás temas que nos interesan. Nos puso canciones folclóricas preciosas, de “el trencito de los andes” y “caballito azul“, que os recomiendo que escuchéis, porque es muy lindo.15840063457_cc44099b4a_z

A la mañana siguiente, después de desayunar, Vicente nos llevó a conocer El Santuario de Nuestra Señora de las Lajasun templo y basílica neogótica para el culto cristiano católico, y la razón por la cual habíamos parado en esta ciudad fronteriza. El santuario está situado en el cañón del Río Guáitara, y el paisaje es precioso.

16025030942_21aef446cf_z

Después de comer con nuestros nuevos amigos, nos llevaron al restaurante de nuestra nueva couch, Brenda, porque ellos tenían un viaje a Pasto a visitar a su familia.

Brenda es una chef muy joven que tiene ya su propio restaurante, que recomiendo que visitéis cuando vayáis a Ipiales, porque se come muy rico y económico. El restaurante se llama Kactus C&C.

16023883591_4ce7e00969_zElla vive con su familia encima del restaurante y allí nos quedamos nosotros con todos ellos, como si fuéramos parte de la familia. Comíamos, cenábamos y desayunábamos con todos ellos, o en la casa o en el restaurante, y aprovechamos para descansar, hacer páginas web (estamos diseñando web, para poder trabajar de eso en la ruta) y organizar nuestro viaje por Colombia. Estando allí, Brenda cumplió años, así que le regalamos la web de su restaurante (os he puesto el enlace más arriba) y una de las noches nos llevó, junto con su tío Iván y su primo, a ver las Lajas porque estaban iluminadas por Navidad.

Después de verlas, nos llevaron a probar el canelazo, una bebida con aguardiente y agua canela que se toma caliente, y a mi no me gustó mucho (eso de que esté caliente no me convence).

A la noche siguiente nos fuimos en bus a Cali, para llegar por la mañana temprano a la Capital Mundial de la Salsa, donde todos los turistas van a aprender y practicar bailes como la bachata, salsa, merengue, choke, reggaeton, y todos esos bailes que tanto le gustan a Chema.

16064881725_914c85855c_z (1)Allí teníamos un couch, Orly, que vive en el mejor sitio de Cali, en San Antonio, y comparte piso con 4 compañeros re simpáticos (Lina, Karina, Duque y Ángel). Siempre hay gente en la casa, conversación y entretenimiento, en esta ciudad no nos faltaban los planes, porque hay mucha fiesta y vivíamos con 5 personas muy fiesteras. Esa noche nos fuimos a un bar en el que había clases gratis de salsa, intercambio de idiomas y Orly era el Dj. Yo me reí mucho esa noche, porque nunca había bailado salsa con Chema, y era muy divertida su cara de agobio (él no lo pasó tan bien, pero fueron cortas las clases), después de las clases conocimos a dos caleños y dos bogotanas (rolas). Uno de los caleños, César, nos estuvo haciendo juegos de magia y nos lo pasamos bien esa noche. Las chicas, Diana y Ángela, estaban viajando en dirección a Ecuador, y le dimos todos nuestros contactos y consejos de viaje.

Pasamos unos días muy buenos en Cali, paseamos por la ciudad, salimos con Karina y Duque al Pub RainBow, Lina nos llevó a la Loma de la Cruz un viernes por la noche porque se reúnen allí para hacer un taller de danza andina colombiana, que es gratuito y todos los viernes al aire libre, y allí estuve aprendiendo.

Y por fin llegamos a Armenia. Y digo por fin porque llevamos mucho tiempo queriendo llegar a Colombia. Aquí tenemos grandes amigos, y entre ellos, en Armenia tenemos a Susy y Erika, las colombianas que compartieron couch con nosotros en Chiloé, en casa de Felipe.

16246329512_4672e645cd_zAhora estamos en casa de Susy y su familia, que son unos grandes. Su mamá, Amalia, es un sol de mujer, y su hermano Alex es muy buena gente. Son una familia muy grande y unida, y viven todos en el mismo barrio. Tienen dos perros muy graciosos, Ñeco (un caniche que me recuerda a Coco), Morgan (un pitbull que parece un cocodrilo) y Lola (una lora que llama a Ñeco y le dice que corra). Con ellos estamos pasando estas navidades, y qué os puedo contar sobre Susy…¡¡¡es la mejor!!! nos entiende perfectamente porque ella, junto con Erika, se ha recorrido Sudamérica en 9 meses, así que nos están cuidando muchísimo en esta casa.

Hemos recorrido mucho por esta zona, porque Juan, el novio de Susy tiene un auto chulísimo, es un Willix o Yipao, típico auto que se usa en el eje cafetero, y nos han paseado por la ciudad y muchos pueblos de la zona.16247278355_7fd9aaa62f_z

Con Susy estamos conociendo muchas cosas de la cultura colombiana, nos lleva a comer lo más típico, las frutas más raras, a los conciertos de música popular, y a las verbenas de barrio (ahora en Navidad hay muchas), a los pueblecitos (Filandia, Córdoba, Pijao, Río Verde, Pueblo Tapado, Montenegro, Calarcá…) y miradores.

16059656058_9d49f3a3b5_z

El lunes nos vamos con Erika a pasar la Noche Vieja a Santa Rosa, y después nos vamos todos al carnaval de Río Sucio.

¡¡Os deseamos Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo!!


Deja un comentario

2 ideas sobre “¡¡Sapo Pirobo!!